martes, 1 de marzo de 2011

Un segundo en tus labios fue suficiente para estremecer mi corazón y hacerlo rugir. ¿Cómo no pudo esto pasar antes?

1 comentario:

Sam Buug dijo...

Porque quizás antes no era el momento justo para pararte y sentir a tu corazón rugir y su estremecimiento.

Como siempre , perfecto.
un beso