jueves, 28 de enero de 2010

¡¡Aaaaaaaahhhh!!

Papá siempre vivió -y vive- en la perfección. Desde pequeña he visto cómo ha intentado que sus cosas le saliesen perfectas, y yo siempre he intentado imitarle. Pero un día me di cuenta de que la perfección no existe. No... Vaya, ¡qué desilusión! "¿Entonces qué haré?", pensé. Y con el tiempo he aprendido que lo que la gente considera mi perfeccionismo, para mí es mi propia corrección y mi mejora diaria. "¡Qué perfeccionista eres!", me dicen siempre. ¡Y no! No busco la perfección, joder, soy humana y cometo errores; busco hacer las cosas de la mejor manera posible, siempre sabiendo que todo se puede mejorar.

Y cuando algo te sale estupendamente bien, ¡qué bien sienta! Como hoy... que después de gritar: ¡¡AAAAAAAHHHHHHHH!!, me voy con una sonrisa a la cama... y volviendo a la rutina.

Examen de inglés mañana, oh no...

5 comentarios:

Eme dijo...

Me encanta el titulo de tu blog, pero te digo que en las risas uno siempre flota, creo que alli no hay gravedad*

te sigo leyendo,
besosdulces*

Diario de nuestros pensamientos dijo...

suerte con ese examen de ingles.
Me guta esta historia, y este blog. Mejor que el otro ( lo encuentro menos positivo)

Besos y gracias por qedarte en mi blog

Verónica (peke) dijo...

Pues me gusta tu nuevo espacio, pero recuerda nunca dejes de Sonreir...

besotes de esta peke.

pd. te espero por mi rincon con tu taza de cafe caliente, siempre que quieras...

Ullets dijo...

Me encanta esa sensación! Me encanta tu "perfeccionismo". Puedo decir que lo he vivido.

Suerte con el examen!!

=)

Laura dijo...

A mí también me llaman "perfeccionista" ( y reconozco que sí, que tengo que hacer las cosas casi casi a la perfección ) pero también es verdad que tengo la misma apreciación que tú, que las cosas cuanto mejor salgan, mejor, ¿no? Para hacer una chapuza, no haces nada...

(por cierto... creo que también sigues mi Blog "anónimo"... XD me acabo de dar cuenta...)