martes, 26 de enero de 2010

Tengo ganas

Hoy tengo ganas...

Tengo ganas de todo. Y ya sé que todo es un término que abarca extensos significados, pero es así. De todo. De reír, gritar, cantar, nadar, caminar... Bueno, hay algo de lo que no tengo ganas ahora mismo: estudiar. ¡Y es lo que debería estar haciendo! Estudiar historia, los canvios económicos y sociales del primer tercio del siglo XX en España. Ay... ¿por qué siempre termino escribiendo a las dos de la madrugada? He tomado café para poder estudiar toda la noche. Me digo "venga, voy a empezar". Y después de que el café me abra los ojos como platos, ¡me da por escribir! Dios... si es que no tengo remedio. No, no lo tengo.

Pues como ahora no puedo ni gritar -claro que si lo hiciera, el ochenta por ciento del vecindario me aporrearía la puerta y mi madre me miraría con esos ojos que anuncian mi muerte súbita-, ni cantar, ni caminar, ni nadar... ¿Qué me queda? ¡Reír! Pero como eso ya lo hago... supongo que por eso estoy escribiendo y me encuentro aquí plasmando pensamientos sin sentido, pudiéndoselos decir en voz baja a mi almohada cuando me vaya a la cama.

Buenas noches. ¡Hasta mañana!


Qué locura...

4 comentarios:

Karla Preciado dijo...

Yo soy muy de dejar los deberes para último momento... soy muy de decir: "hoy aunque no duerma", jajaj pero sí, en momentos de estrés es cuando surgen las palabras... Espero hayas disfrutado tu café y tu sueño, pero sobre todo hayas disfrutado de tu risa.

Un beso.

Ullets dijo...

Bona nit!...que todo el día sea de noche y que no dejes de hablar con tu almohada. Qué te queda si no puedes hacer eso nada.
Me encanta el sin sentido y diría que es nuestro punto en común.

Asturiela dijo...

supongo que es bello poder escribir. ser interpretes de eso que sobrepone a nuestro ser.

saludos.

Lachicapez dijo...

ay porfavor casi me matas de un infarto.. canvios ? deberias caMBiarlo x)