domingo, 14 de febrero de 2010

Las estrellas

- ¡Wow! ¡Mira qué guay aquella estrella fugaz! – dice señalando con el dedo – Pero sólo se mueve una. ¿Por qué las demás no se mueven?
- ¿Te cuento un secreto? – Vega le susurra al oído.
- ¡Vale!
- ¿Sabías que las estrellas se mueven a una velocidad tan rápida que a la enorme distancia de La Tierra parece que permanezcan fijas? Sólo percibimos sus cambios de posición a través de los siglos. Así que nunca podremos ver su movimiento porque, para cuando eso suceda, ya no estaremos aquí.
- Vaya... qué rabia. Yo quiero ver cómo se mueven, ¡no es justo!
- Tú volarás hacia el Universo, ya lo verás. Entonces sabrás cómo cambian de lugar las estrellas.
- ¿Yo seré una estrella cuando muera? – dice sorprendido.
- Ya lo eres, desde que apareciste en este mundo.

3 comentarios:

rOo RAMONE dijo...

Yo quiero ser de viento.

Ikima dijo...

¡Hola! ¿Esto es un fragmento de un libro? ¿De qué autor? ¿O lo has escrito tú? Me ha parecido precioso... Un saludo desde literatura a la parrilla (http://parrilladeliteratura.blogspot.com)

Marlene dijo...

Pues que bendición estar en este mundo y que bendición que una estrella me trajo hasta aquí.
Te dejo una constelación de besos :)